Epilepsia - Causas, síntomas y tratamiento en adultos

Qué es: la epilepsia es una enfermedad nerviosa mental que se caracteriza por convulsiones recurrentes y se acompaña de varios síntomas clínicos y paraclínicos.

Al mismo tiempo, en el período entre los ataques, el paciente puede ser completamente normal, no diferente de otras personas. Es importante tener en cuenta que una sola convulsión aún no es epilepsia. A una persona se le diagnostica solo cuando hay al menos dos convulsiones.

La enfermedad es conocida por la literatura antigua, los sacerdotes egipcios (alrededor de 5000 años antes de Cristo), Hipócrates, los médicos de medicina tibetana, etc., la mencionan. En la CEI, la epilepsia se llama "epilepsia" o simplemente "epilepsia".

Los primeros signos de epilepsia pueden ocurrir entre los 5 y los 14 años y tienen un carácter creciente. Al comienzo del desarrollo, una persona puede tener convulsiones leves a intervalos de hasta 1 año o más, pero con el tiempo, la frecuencia de las convulsiones aumenta y, en la mayoría de los casos, varias veces al mes, su naturaleza y gravedad también cambian con el tiempo.

Razones

Que es Desafortunadamente, las causas de la actividad epiléptica en el cerebro aún no son lo suficientemente claras, pero se relacionan presumiblemente con la estructura de la membrana de la célula cerebral, así como con las características químicas de estas células.

La epilepsia se clasifica debido a su aparición en idiopática (si hay una predisposición hereditaria y no hay cambios estructurales en el cerebro), sintomática (si se detecta un defecto estructural del cerebro, por ejemplo, quistes, tumores, hemorragias, malformaciones) y criptogénica (si no es posible identificar la causa de la enfermedad) ).

Según los datos de la OMS en todo el mundo, alrededor de 50 millones de personas padecen epilepsia, una de las enfermedades neurológicas más comunes a escala mundial.

Síntomas de la epilepsia.

En la epilepsia, todos los síntomas aparecen espontáneamente, con menos frecuencia provocados por una luz parpadeante brillante, un sonido fuerte o fiebre (un aumento de la temperatura corporal por encima de 38 ° C, acompañado de escalofríos, dolor de cabeza y debilidad general).

  1. Las manifestaciones de una convulsión generalizada convulsiva se encuentran en las convulsiones tónico-clónicas generales, aunque puede haber solo convulsiones tónicas o solo clónicas. Un paciente se enferma durante una convulsión y con frecuencia sufre daños importantes, muy a menudo se muerde la lengua o pierde la orina. El ataque termina básicamente con un coma epiléptico, pero también ocurre una agitación epiléptica, acompañada por un crepúsculo que nubla la conciencia.
  2. Las convulsiones parciales ocurren cuando se forma un centro de excitación eléctrica excesiva en un área particular de la corteza cerebral. Las manifestaciones de un ataque parcial dependen de la ubicación de dicho enfoque: pueden ser motoras, sensibles, autónomas y mentales. El 80% de todas las convulsiones epilépticas en adultos y el 60% de las convulsiones en niños son parciales.
  3. Convulsiones tonicoclónicas. Estas son convulsiones generalizadas convulsivas que involucran a la corteza cerebral en el proceso patológico. La crisis comienza con el hecho de que el paciente se congela en su lugar. Además, los músculos respiratorios se reducen, las mandíbulas se comprimen (la lengua puede morder). La respiración puede ser con cianosis e hipervolemia. El paciente pierde la capacidad de controlar la micción. La duración de la fase tónica es de aproximadamente 15-30 segundos, después de lo cual se produce la fase clónica, en la que se produce la contracción rítmica de todos los músculos del cuerpo.
  4. Absansy - episodios de apagones repentinos de la conciencia por un tiempo muy corto. Durante un absceso típico, una persona repentinamente, absolutamente sin razón aparente para sí misma o para otras personas, deja de reaccionar a los irritantes externos y se congela por completo. No habla, no mueve los ojos, las extremidades y el torso. Tal ataque dura un máximo de varios segundos, después de lo cual también continúa sus acciones repentinamente, como si nada hubiera sucedido. El ataque permanece completamente inadvertido para el paciente.

En la forma leve de la enfermedad, las convulsiones ocurren raramente y tienen el mismo carácter, en forma grave son diarias, ocurren en sucesión de 4 a 10 veces (estado epiléptico) y tienen un carácter diferente. Además, los pacientes presentan cambios de personalidad: el halago y la suavidad se alternan con la malicia y la mezquindad. Muchos tienen retraso mental.

Primeros auxilios

Por lo general, una crisis epiléptica comienza con el hecho de que una persona tiene convulsiones, luego deja de controlar sus acciones, en algunos casos pierde la conciencia. Una vez allí, debe llamar inmediatamente a una ambulancia, quitarle al paciente todos los objetos pesados, cortantes y cortantes, tratar de recostarlo sobre su espalda, con la cabeza hacia atrás.

Si hay vómitos, debe ser plantado, apoyando ligeramente la cabeza. Esto evitará que el vómito entre en el tracto respiratorio. Después de mejorar la condición del paciente puede beber un poco de agua.

Manifestaciones intericidas de la epilepsia.

Todo el mundo conoce tales manifestaciones de epilepsia como ataques epilépticos. Pero, como resultó, el aumento de la actividad eléctrica y la preparación convulsiva del cerebro no dejan a los enfermos incluso en el período entre ataques, cuando, al parecer, no hay signos de enfermedad. La epilepsia es peligrosa en el desarrollo de la encefalopatía epiléptica: en esta condición, el estado de ánimo empeora, aparece la ansiedad y disminuye el nivel de atención, la memoria y las funciones cognitivas.

Este problema es especialmente relevante en los niños, porque puede llevar a un retraso en el desarrollo e interferir con la formación de habilidades en el habla, lectura, escritura, conteo, etc. Además, la actividad eléctrica inadecuada entre ataques puede contribuir al desarrollo de enfermedades graves como el autismo, la migraña y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

La vida con epilepsia.

Contrariamente a la creencia popular de que una persona con epilepsia tendrá que limitarse de muchas maneras, que muchos caminos que se encuentran frente a él están cerrados, la vida con epilepsia no es tan estricta. El paciente mismo, su familia y otras personas deben recordar que, en la mayoría de los casos, ni siquiera necesitan un registro de discapacidad.

La clave para una vida plena sin restricciones es la recepción regular e ininterrumpida de medicamentos seleccionados por el médico. El cerebro protegido contra las drogas no es tan susceptible a los efectos provocadores. Por lo tanto, el paciente puede llevar un estilo de vida activo, trabajar (incluso en la computadora), hacer ejercicio, ver televisión, volar en aviones y mucho más.

Pero hay una serie de actividades que son esencialmente un "trapo rojo" para el cerebro de un paciente con epilepsia. Tales acciones deben ser limitadas:

  • conduciendo un coche
  • trabajar con mecanismos automatizados;
  • Nadar en aguas abiertas, nadar en la piscina sin supervisión;
  • auto-cancelación o saltear pastillas.

Y también hay factores que pueden causar un ataque epiléptico, incluso en una persona sana, y también deben tener cuidado:

  • Falta de sueño, trabajo en turnos nocturnos, operación diaria.
  • Uso crónico o abuso de alcohol y drogas.

Epilepsia en niños

Es difícil establecer el número real de pacientes con epilepsia, ya que muchos pacientes no conocen su enfermedad ni la ocultan. En los Estados Unidos, según estudios recientes, al menos 4 millones de personas padecen epilepsia, y su prevalencia alcanza 15-20 casos por cada 1000 personas.

La epilepsia en los niños a menudo ocurre cuando la temperatura aumenta, aproximadamente 50 de cada 1000 niños. En otros países, estas cifras son probablemente las mismas, ya que la incidencia no depende del género, la raza, el estatus socioeconómico o el lugar de residencia. La enfermedad rara vez conduce a la muerte o grave violación de la condición física o las capacidades mentales del paciente.

La epilepsia se clasifica según su origen y tipo de crisis. Por origen, existen dos tipos principales:

  • Epilepsia idiopática, en la que no se puede identificar la causa;
  • Epilepsia sintomática asociada con un daño cerebral orgánico específico.

En alrededor del 50-75% de los casos, ocurre epilepsia idiopática.

Epilepsia en adultos

Las convulsiones epilépticas que aparecen después de veinte años, por regla general, tienen una forma sintomática. Las causas de la epilepsia pueden ser los siguientes factores:

  • lesiones en la cabeza;
  • tumores
  • aneurisma
  • accidente cerebrovascular
  • absceso cerebral
  • Meningitis, encefalitis o granulomas inflamatorios.

Los síntomas de la epilepsia en adultos se manifiestan en diversas formas de convulsiones. Cuando un foco epiléptico está localizado en áreas bien definidas del cerebro (frontal, parietal, temporal, epilepsia occipital), este tipo de convulsión se denomina focal o parcial. Los cambios patológicos en la actividad bioeléctrica de todo el cerebro provocan episodios de epilepsia generalizada.

Diagnósticos

Basado en la descripción de los ataques por parte de las personas que los observaron. Además de entrevistar a los padres, el médico examina cuidadosamente al niño y prescribe exámenes adicionales:

  1. RM (resonancia magnética) del cerebro: le permite excluir otras causas de epilepsia;
  2. EEG (electroencefalografía): sensores especiales, superpuestos en la cabeza, le permiten registrar la actividad epiléptica en diferentes partes del cerebro.

La epilepsia es tratada

Cualquier persona que sufre de epilepsia está atormentada por esta pregunta. El nivel actual para lograr resultados positivos en el tratamiento y la prevención de enfermedades, sugiere que existe una oportunidad real para salvar a los pacientes de la epilepsia.

Pronóstico

En la mayoría de los casos, después de un solo ataque, el pronóstico es favorable. Aproximadamente el 70% de los pacientes durante el tratamiento llega a la remisión, es decir, las convulsiones están ausentes durante 5 años. En el 20-30% de los ataques continúan, en tales casos a menudo se requiere el nombramiento simultáneo de varios anticonvulsivos.

Tratamiento de la epilepsia

El objetivo del tratamiento es detener las convulsiones epilépticas con efectos secundarios mínimos y guiar al paciente para que su vida sea lo más completa y productiva posible.

Antes de prescribir medicamentos antiepilépticos, el médico debe realizar un examen detallado del paciente: clínico y electroencefalográfico, complementado con un análisis de los datos de ECG, función renal y hepática, sangre, orina, TC o IRM.

El paciente y su familia deben recibir instrucciones sobre cómo tomar el medicamento y estar informados sobre los resultados reales del tratamiento, así como sobre los posibles efectos secundarios.

Principios de tratamiento de la epilepsia:

  1. Cumplimiento del tipo de convulsiones y epilepsia (cada medicamento tiene una cierta selectividad para un tipo de convulsión y epilepsia);
  2. Siempre que sea posible, use la monoterapia (uso de un solo fármaco antiepiléptico).

Los fármacos antiepilépticos se eligen según la forma de la epilepsia y la naturaleza de los ataques. El medicamento generalmente se prescribe en una pequeña dosis inicial con un aumento gradual hasta el efecto clínico óptimo. Con la ineficacia de la droga, se cancela gradualmente y se nombra la siguiente. Recuerde que bajo ninguna circunstancia debe cambiar la dosis del medicamento o suspender el tratamiento. Un cambio repentino en la dosis puede causar deterioro y un aumento de las convulsiones.

El tratamiento farmacológico se combina con una dieta, determinando el modo de trabajo y descanso. Los pacientes con epilepsia recomiendan una dieta con una cantidad limitada de café, especias picantes, alcohol, comidas saladas y picantes.

Metodos medicos

  1. Los anticonvulsivos, otro nombre para los anticonvulsivos, reducen la frecuencia, la duración y, en algunos casos, previenen completamente las convulsiones.
  2. Medicamentos neurotrópicos: pueden inhibir o estimular la transmisión de la excitación nerviosa en diferentes partes del sistema nervioso (central).
  3. Las sustancias psicoactivas y las drogas psicotrópicas afectan el funcionamiento del sistema nervioso central, lo que lleva a cambios en el estado mental.
  4. Racetam es una subclase prometedora de sustancias nootrópicas psicoactivas.

Métodos sin drogas

  1. Cirugia
  2. Método de vuelo;
  3. Tratamiento osteopático;
  4. Dieta cetogénica;
  5. El estudio de la influencia de estímulos externos que afectan la frecuencia de los ataques y el debilitamiento de su influencia. Por ejemplo, la frecuencia de los ataques puede verse influida por la rutina diaria, y puede ser posible establecer una conexión individual, por ejemplo, cuando se usa el vino, y luego se lava con café, pero todo esto es individual para el cuerpo de cada paciente con epilepsia;

Loading...

Deja Tu Comentario